Editorial Ananda Marga: tantra yoga, filosofía espiritual  

Las ásanas y la biopsicología

 
 
     
 
 
 

Las posiciones de yoga son para regularizar la secreción hormonal y por ende la biopsicología. Para el éxito de las posturas de yoga (ásanas) es necesario seguir una dieta puramente sutil. De lo contrario su práctica no proporcionará el resultado esperado.

    En Ananda Marga las ásanas tienen el propósito de preparar al aspirante para la meditación, y también para ayudar a prevenir o curar el malestar causado por las enfermedades físicas o mentales. Las ásanas tienen un efecto positivo en todo el organismo. Todas las células se benefician de ellas. La práctica regular demuestra que se puede mantener durante largo tiempo el paralelismo entre mente, cuerpo y espíritu. Las ásanas y la meditación son la panacea para una vida equilibrada y significativa.

    Más detalles sobre las ásanas, la meditación y otras disciplinas, se detallarán bajo el vínculo de "Prácticas" en la portada principal de esta web.


Las glándulas endocrinas y sus funciones biopsicológicas

    En el capítulo de la biopsicología y el Tantra hemos hablado del aspecto filosófico de las tendencias mentales o vrttis.

    En el capítulo de Cuatro Dimensiones de los Deseos Psíquicos nos ocupamos de describir los aspectos biopsicológicos, y ahora nos ocuparemos de mencionar algunos de los efectos fisiológicos de las glándulas. Tomando en cuenta todo lo mencionado podremos valorar la gran importancia de la práctica de las ásanas.

    Habíamos dicho que desde el punto de vista filosófico el aumento de las propensiones mentales (vrttis) se debe a la atracción hacia el Grande, el Núcleo Cósmico, y a los choques físicos y mentales que tienen lugar en el transcurso de la evolución mental. La expansión del ectoplasma aumenta las facultades psíquicas y las tendencias o propensiones mentales, pero ¿qué sucede desde el punto de vista biológico o biopsicológico?

    La evolución psíquica y psico-espiritual determinan el desarrollo neuroendocrino de las especies. Los varios deseos o propensiones mentales, influyen directamente en el desarrollo de las glándulas y sus secreciones hormonales. Las hormonas son los objetos bioquímicos responsables de nuestros estados de ánimo. La hiper o hiposecreción crea verdaderas turbulencias emotivas en la mente. Este es el motivo por el cual la ciencia yóguica ha copiado las posiciones de los animales para masajear estas preciosas glándulas. El masaje endocrino y linfático es la razón principal por la cual se practican las ásanas, a través de las cuales las glándulas se revitalizan a diario. Todo esto tiene un efecto sobre nuestra secreción hormonal y la mente. Es por ello que esta ciencia se define como biopsicología y las ásanas son una parte importante de estas prácticas.

    Se denomina ásanas a una postura mantenida sin esfuerzo. Es un ejercicio basado en la presión y relajación mecánica sobre ciertas glándulas endocrinas y linfáticas. La ciencia de las ásanas influye en el cambio y la calidad de la linfa en el cuerpo humano.


Glándulas endocrinas, cakras y vrttis (emociones)

    ¿Cómo se expresan las emociones en el mundo psíquico, fisiológico y en el comportamiento?

    Para la expresión de los vrttis hay dos causas: una externa y otra interna. Las vibraciones que emanan de los objetos cercanos o distantes, entran a través de los órganos sensoriales e influyen con sus partículas a los nervios aferentes o sensoriales, que a su vez transmiten sus mensajes de forma codificada (bioquímicamente) eléctricamente a las varias partes del cerebro responsables de la traducción final de estas señales, incluso físicas, en vibraciones psíquicas. Sólo después de que las vibraciones nerviosas se hayan transformado en vibraciones mentales, puede llegar la percepción, el conocimiento de la realidad externa por medio de la mente consciente. En este nivel mental es donde se encuentran los 1000 vrttis prestos a responder a los varios impulsos externos. La expresión de los vrttis depende de las situaciones externas, que pueden ser negativas, positivas o neutrales. Las situaciones externas pueden causar la expresión de vrttis como la vergüenza, la timidez, el odio, la ira, el amor, etc. La expresión de estos vrttis depende de la fuerza mental que la persona posea al controlar la energía que salta en ciertas situaciones externas.

    La mente delega el control de estos vrttis a los varios cakras (plexos psíquicos) localizados a lo largo de la columna y otras subglándulas.

    La respuesta mental a los varios estímulos externos o internos es transmitida a los nervios eferentes que están presentes en todo el cuerpo y especialmente a lo largo de la espina dorsal. A la altura de cada chakra se esparcen estas vibraciones nerviosas y estimulan directamente las glándulas endocrinas y otras subglándulas a segregar ciertas hormonas, que al mismo tiempo se sumergen en la circulación sanguínea provocando luego las respuestas biopsicológicas o comúnmente definidas como neuroendocrinas o psico-endocrinas.

    Por lo tanto si una situación externa puede perturbarnos es necesario cerrar la puerta de los sentidos (ojos, olfato, etc.). Esta práctica se denomina higiene mental externa. Un ejemplo sería evitar películas eróticas y otras cosas por el estilo. De no ser así y reprimirse, tarde o temprano estos instintos tendrán que expresarse. De lo contrario causarán perturbaciones psíquicas.

    La paz mental viene al controlar los vrttis. Además de este tipo de higiene mental, existe la práctica de las ásanas. El cuerpo (bio) controla la mente (psiquis). Se recomiendan distintas ásanas para controlar ciertos vrttis que a menudo nos perturban.

    La causa interna de la expresión de ciertos vrttis se debe a los samskaras (la reacción en potencialidad) de la vida anterior, al medioambiente, a la educación, a una alimentación tamásica (estática), es decir, alimentos no vegetarianos, malos para el cuerpo y la mente.